ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Salud ósea: qué podemos ingerir para cuidar nuestros huesos

Te brindamos algunos consejos para fortalecer tu cuerpo.
martes, 27 de julio de 2021 · 12:35

La optima formación de nuestros huesos resulta crucial en la etapa de desarrollo para poder conformar una saludable estructura ósea. Sin importar el rango etario en el que estemos ubicados, el cuidado de los huesos es fundamental para para poder evitar patologías futuras y para ayudar al cuerpo en su pleno funcionamiento corporal. Cabe destacar que nuestro huesos siguen formándose incluso en la barrera de los 30 años. 

Está de más decir que la alimentación es un elemento crucial dentro de este apartado: estableciendo y manteniendo una dieta variada en nutrientes, lograremos darle mayor fortaleza a nuestros huesos, y por ende al resto de nuestra estructura corporal. 

A continuación, te traemos algunos consejos para que puedas cuidar de tu salud ósea. Es importante aclarar que esta nota es meramente orientativa y no reemplaza ninguna orientación ni consejo médico. Para mayores consultas, recomendamos acceder a un profesional de la salud.

 

  •  Para los padres: la alimentación de los más chicos 

Decir que la buena alimentación durante la niñez es indispensable resulta algo redundante, pero en lo que debemos reparar. No existen fórmulas ni dietas extraordinarias para ayudar a los niños en su crecimiento y fortalecimiento de sus huesos más que establecer hábitos de alimentación variada.

El consumo de calcio, proteínas y vitaminas, entre muchas otras cosas, aportarán muchísimo en el óptimo crecimiento óseo de los menores. Sin embargo, se debe tener en cuenta que consumirlos en exceso no será un beneficio sino que se volverá contraproducente.

  • La influencia de las vitaminas 

Todas las vitaminas son importantes para el funcionamiento del cuerpo y para los huesos, pero hay dos que resultan más importantes que el resto en este apartado: las vitaminas C y D

La vitamina C, la más reconocida, permite la formación de colágeno, una proteína crucial para la estructura ósea. Este elemento se encuentra en los huesos en un 40 por ciento. Podremos encontrar esta vitamina principalmente en cítricos y hortalizas preferentemente crudas. 

En cuanto a la vitamina D, ésta ayuda a la correcta absorción del calcio, un nutriente muy importante en la formación y fortalecimiento de los huesos. La falta de esta vitamina hará que la estructura ósea se vea debilitada. Una gran manera de consumirla será ante la exposición al sol, que permite y estimula su producción en nuestro cuerpo. 

 

  • ¿Y el calcio? 

Según lo informado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cantidad óptima de calcio a consumir de manera diaria es de 1000 a 1500 mg, dependiendo de la edad, de la dieta o de cualquier aspecto relacionado a la alimentación o salud particular de cada cuerpo. 

Si bien los lácteos son una gran fuente de calcio para los huesos, también podrás proveerte de éste a través de frutos secos y algunas semillas, aunque se deberá ingerir una gran cantidad de ellas para alcanzar el mínimo de calcio que cubren los lácteos. 

 

  • ¿Qué ocurre con las proteínas? 

Si bien el consumo de proteínas resulta muy beneficioso en términos corporales, el exceso también causará un problema nuestros huesos: se recomienda ingerir tan solo un gramo por kilo de peso corporal diariamente. 

La realidad es que la gran mayoría de las personas exceden este límite, algo que, dependiendo de cada situación, será más o menos perjudicial para nuestros sistemas y tejidos.

 

 

Otras Noticias