MONEDAS

La evolución de las monedas de Argentina: desde el peso fuerte hasta el peso argentino

Repasa un aspecto fascinante de la historia nacional.
jueves, 30 de noviembre de 2023 · 15:13

Argentina es un país que ha vivido numerosos cambios en su sistema monetario a lo largo de su historia. Desde el peso fuerte, que fue la primera moneda nacional, hasta el peso argentino, que es la actual, han pasado más de dos siglos y varias reformas que han buscado estabilizar la economía y simplificar el manejo del dinero.

El peso fuerte fue creado en 1813, durante las guerras de independencia, como una forma de unificar las distintas monedas que circulaban en el territorio, entre las que se encontraban el real español, el peso boliviano y el peso corriente. El peso fuerte equivalía a 16 reales y se acuñaba en oro y plata. Su nombre se debía a que tenía un alto valor y una gran pureza metálica.

Sin embargo, el peso fuerte no logró imponerse como la única moneda nacional, ya que las provincias seguían emitiendo sus propias monedas, lo que generaba confusión y desorden. Además, la guerra y la inflación provocaron que el peso fuerte perdiera poder adquisitivo y se depreciara frente a otras monedas extranjeras.

En 1881, durante el gobierno de Julio Argentino Roca, se estableció el peso moneda nacional (m$n) como la nueva unidad monetaria de la República Argentina. Se creó la Casa de la Moneda de la Nación, que se encargó de imprimir los primeros billetes con la imagen de la efigie del progreso. El peso moneda nacional equivalía a 25 centavos de peso fuerte y se dividía en 100 centavos.

El peso moneda nacional fue la moneda de más larga duración en la historia de Argentina, ya que circuló hasta 1970. Durante ese período, la moneda se mantuvo relativamente estable, aunque sufrió algunas devaluaciones y crisis económicas. El peso moneda nacional se usó durante las dos guerras mundiales, la década infame, el peronismo y la revolución libertadora.

En 1970, el peso moneda nacional fue reemplazado por el peso ley (pl), que le quitaba dos ceros al m$n. El peso ley se creó con el objetivo de simplificar el sistema monetario y combatir la inflación, que había aumentado considerablemente en los años anteriores. El peso ley se acuñaba en níquel y aluminio y se imprimían billetes con la imagen de próceres y personalidades históricas.

No obstante, el peso ley no logró cumplir con sus fines, ya que la inflación se disparó aún más y el valor de la moneda se desplomó. En 1983, el peso ley fue sustituido por el peso argentino (pa), que le quitaba cuatro ceros al pl. El peso argentino se acuñaba en acero y se imprimían billetes con la imagen de animales autóctonos.

El peso argentino tampoco pudo frenar la inflación, que alcanzó niveles récord en la década de 1980. En 1985, el peso argentino fue reemplazado por el austral (A), que le quitaba tres ceros al pa. El austral se acuñaba en bronce y se imprimían billetes con la imagen de monumentos y obras de arte.

El austral fue la última moneda que intentó combatir la inflación mediante la eliminación de ceros. Sin embargo, el resultado fue el mismo que con las anteriores: la inflación se volvió incontrolable y la moneda se devaluó hasta el punto de que se tuvieron que emitir billetes de hasta 500.000 australes.

En 1992, durante el gobierno de Carlos Menem, se estableció el peso convertible (pc), que era equivalente a un dólar estadounidense. El peso convertible se acuñaba en cobre y se imprimían billetes con la imagen de próceres y personalidades históricas. El peso convertible se basaba en la ley de convertibilidad, que fijaba una paridad cambiaria entre el peso y el dólar.

El peso convertible logró estabilizar la economía y reducir la inflación durante la década de 1990. Sin embargo, también generó una serie de problemas, como la pérdida de competitividad, el endeudamiento externo, el déficit fiscal y la dependencia del dólar. En 2001, la crisis económica, social y política hizo que el peso convertible entrara en colapso y se abandonara la convertibilidad.

En 2002, el peso convertible pasó a llamarse peso argentino (AR$), que es la moneda actual. El peso argentino se acuña en acero y se imprimen billetes con la imagen de próceres y personalidades históricas. El peso argentino se rige por un régimen de flotación cambiaria, que permite que el valor de la moneda varíe según la oferta y la demanda.

El peso argentino ha sufrido varias devaluaciones y fluctuaciones en los últimos años, debido a factores internos y externos. La inflación, el déficit fiscal, la fuga de capitales, la escasez de reservas, la crisis internacional y la pandemia han afectado el desempeño de la moneda. Actualmente, el peso argentino se cotiza a alrededor de 100 pesos por dólar.

La evolución de las monedas de Argentina muestra la complejidad y la diversidad de la historia económica del país. Cada moneda refleja los desafíos, las aspiraciones, las crisis y las transformaciones que ha vivido la nación. La moneda es más que un medio de pago, es un símbolo de la identidad y la cultura de un pueblo.

Comentarios

Otras Noticias